martes, 11 de agosto de 2015

ALMANZOR, POR LA GARGANGA DEL BOHOYO por JORGE CANTERLA

7,8 y 9 de Agosto de 2015.

El pasado viernes salíamos de Aracena a las 16h; el compañero de nuestro grupo hermano Noveno Grado, Jaime Cortegano, y los Trepamundos Rafa Moya y Jorge Canterla. Con dirección a la Provincia de Ávila, concretamente a la Población de Bohoyo. Con el objetivo de ascender al techo de Gredos, el Pico Almanzor.





 A eso de las 20h dejábamos el coche en el aparcamiento que hay al inicio de la Garganta de Bohoyo. Comenzamos a caminar y tras unas dos horas y media de caminata llegábamos al cuarto de los cinco refugios vivac que podemos encontrar en la garganta, refugio El Lanchón. Pasamos la noche en el escueto refugio y por la mañana a eso de las  8 reanudamos nuestra marcha por la garganta, para llegar a su cabecera a eso de las 9.30 en este lugar se encuentra el Refugio del Belesar, en cuyo lugar dejamos el grueso de las mochilas para atacar la zona de Cumbres.

Después de un rato de descanso en el Belesar continuamos ascendiendo hacia la Portilla de 5 Lagunas. Una vez en la portilla bordeamos los riscos de Picurucho,  las Natillas y el Gutre  y la Galana por su cara sur. Para después de un buen rato llegar al Venteadero. En cuyo lugar disfrutamos  de las vistas del Ameal de Pablo, Risco Moreno y gran parte del Circo de Gredos. De aquí continuamos hacia el Cuchillar de Ballesteros, el cual lo bordeamos para llegar a la Portilla de Los Cobardes. Desde dicha portilla ya teníamos a tiro el Almanzor solo nos quedaba el tramo final que a la vez es el más delicado. Un par de trepadas de II en las cuales no caben los errores. Las superamos y llegamos a la cumbre a eso de la 1 de la tarde.

Las vistas desde la cumbre del Almanzor son impresionantes. De las mejores que yo he podido disfrutar en la geografía Española. Una autentica pasada, lástima que debido a la alta afluencia de montañeros no se puedan disfrutar mucho tiempo, ya que en la cumbre no caben más de 3 o 4 personas.


Después de disfrutar de la cumbre bajamos de nuevo los destrepes finales. Para el descenso no está de más llevar cuerda y descender con rapel, nosotros unos lo utilizaron y otros no pero es bastante aconsejable ya que se baja más tranquilo y sin riesgos. La bajada está equipada con dos chapas que dividen el tramo de trepada.

Una vez descendidos los destrepes nos acercamos a la cercana Portilla del Crampón y de aquí volvimos sobre nuestros pasos hacia el refugio del Belesar. Donde llegamos sobre las 16h. La tarde la disfrutamos por las pozas cercanas refrescándonos y la noche disfrutando de un vivac que nos enseñó 1001 estrellas.

El domingo nos despertamos cuando el Lorenzo empezó a calentar y descendimos por la Garganta de Bohoyo en busca del merecido chuletón de ternera avileña.

Y eso es todo amigos, hasta la próxima.


Jorge Canterla Fernandez

No hay comentarios:

Publicar un comentario