miércoles, 15 de agosto de 2012

DESAFIO ANDORRA 2012

Salimos desde la Sierra de Huelva el domingo 5 de agosto de camino hacia los Pirineos, concretamente hacia Andorra. Éramos 8 personas en la furgoneta de la empresa Trepamundo, del amigo Mariano, y eran las 6 de la mañana. Turnos de conducir, comida, paradas para beber algo, estirar y comer y paciencia, pero a pesar de las previsiones, a las 8 de la tarde tuvimos que llamar al albergue de Comella, en Andorra la Vieja para que nos esperan a cenar, llegábamos tarde. 

El albergue era estupendo, y todo era perfecto, habíamos traído bocatas el día anterior porque salíamos a las 6 de la mañana: objetivo el pico más alto de Andorra, el Comapedrosa de 2.942 metros de altitud. Fue una ascensión dura por la cantidad de horas que echamos, 11 en total desde el aparcamiento de la estación de esquí, ida y vuelta, pero muy bonita. En la subida visitamos el refugio guardado del Comapedrosa a 2226 metros de altitud, con un lago y una ubicación espectacular. Si, habíamos subido, por el discutido GR-11, desde allí a la cumbre y ya no había descanso salvo un par de lagos de montaña. Las marmotas cantaban a nuestro paso y como hacia buena temperatura necesitábamos mucho líquido. 

Foto de grupo.

Tras el segundo lago salía el sendero de la cumbre que nos encantó, porque había vistas de casi toda Andorra. Tras las pertinentes fotos en la cima decidimos por donde seguir, ya que había varias posibilidades y no nos gusta volver por el mismo sitio. Buscamos paso al collado de Baiau para comer allí, fantástico lugar, y luego comenzar el largo descenso al parking de Arinsal. Pero era muy abrupto y tardamos infinito, de piedra en piedra, poco a poco, de hito en hito, casi saltando. 

Esa tarde-noche ya estábamos reventados tras el viaje y la ascensión y dormimos temprano tras ver el nefasto partido de baloncesto de España-Brasil, que perdimos. 

Foto mapa de la zona.

Al día siguiente descansamos y la idea era por la mañana hacer un rato de rocódromo para practicar algunas técnicas y por la tarde completar con una ferrata facilona y disfrutona a modo de práctica. Resultó que la ferrata elegida era la de Segudet, cercana a Ordino de 150 metros de desnivel y en principio fácil. La verdad es que el sitio era precioso pero buscábamos una ferrata de iniciación ya que varios compañeros nunca las habían probado y queríamos testear. La ferrata es fácil-media, y sobre todo muy variada con lo que flipamos y finalmente supimos valorar lo que necesitábamos, la preparación de todos para la gran ferrata del jueves, la Regina. 

El miércoles era la gran actividad de todas las previstas, realizar la Cresta de Pessons (2.865 m.) desde la estación de esquí de Gran Valira, en la zona de Grau Roig, camino de Pas de las Casas. Tuvimos que echar un rato en la salida con furgoneta ya que era el desplazamiento mayor dentro de Andorra en estos días. Cuando llegamos a la estación aparcamos sin problemas y vimos ya las cumbres a las que íbamos, enormes, majestuosas sobre nosotros. La subida en cambios, por los innumerables lagos fue muy amena y progresiva, salvo el tramo final en S, la ascensión al collado tremendo. Al coronar las vistas nos embargan, refugios, Montmalús, infinitos lagos, Pedraforca, la Madeleta, etc. 

Foto de la zona.

Comienza la actividad montañera, cresteando cumbre tras cumbre, primero el pico del Pessons y v luego sus dos gendarmes. Un poco de progresión con ayuda de las manos, un destrepe de 15 metros asistido por cuerda y de nuevo un gendarme, cresta increíblemente aérea. Destrepe de nuevo, un nuevo gendarme ya controlado, para acabar destrepando infinito por una canal muy abrupta hasta el camino de la cresta. Dos horas y media de entretenimiento montañero que hicieron las deleicias de todos. Luego bajada larga, larga hasta la estación, con la sensación de haber cresteado por donde no pasan nada más que unos pocos rebecos. 

Al día siguiente, desplazamiento, cierre de etapa en la Comella, partida hacia Lérida, buscando la ferrata Regina, pero hubo contratiempos de accidentes de tráfico y no llegamos hasta las tantas. Hacía calor, eran la una de la tarde y sin subir. Nunca había sudado tanto salvo en la sauna tras la aproximación de una hora y media. Por suerte el primer tramos de la Regina estaba en sombra, Menos mal!! Al acabarlo decidimos no continuar. Todo lo que quedaba estaba al sol, sol de 40 grados y ola de calor en España! Decidimos bajar por la canal durante una hora y media “tranquilamente”. Tras llegar a la furgoneta e irnos al pueblo no se cuanto bebí!. 

Foto en el refugio.

Finalmente y tras bañarnos y dormir en el camping de Oliana salimos temprano de vuelta en plena ola de calor saharino en el viaje más caluroso de la historia del hombre: furgoneta, no aire acondicionado, nevera con hielo, regarnos y mucha paciencia. 

De vuelta en casa, miles de anécdotas gracias a los amigos del Club Trepamundo: Miguelón, Marta, Paco, Alfredo, Santi, José Antonio, yo mismo (Jara) y por supuesto nuestro guía Mariano Marchena. 

El lema de la escapa: ¡Pa haberse matao! 

Jara

No hay comentarios:

Publicar un comentario